Templarios en el matarraña y maestrazgo

Download PDF

Breve historia del paso de templarios por las Comarcas del Matarraña y Maestrazgo

Replica de pueblos en simil piedra
Valderrobres Rèpica de piedra artificial

Se dice que el Matarraña posee todos los elementos necesarios para ser un enclave sagrado, por sus  escenarios ceremoniales de culturas desaparecidas, antiguos observatorios astronómicos, tumbas megalíticas, sobrecogedores grabados rupestres e, incluso, una roca “templaria”.

     Desde tiempos prehistóricos, cuando se produjeron las últimas glaciaciones, en la época del hombre de Cromañón, los pueblos más avanzados de la humanidad se asentaron en estos maravillosos valles. Ya con la condición de sedentaria, una vez cubiertas sus necesidades de subsistencia, esta gente dio rienda suelta a su instinto creativo, que se desarrolló a partir de unas creencias mágicoreligiosas estrechamente relacionadas con los astros. Todo ello, y mucho más, fue capaz de desarrollar el hombre prehistórico que colonizó esta comarca, como hemos podido determinar a través de los restos arqueológicos encontrados que salpican la geografía del Matarraña y que se conservan grabados en la roca, formando parte de enclaves sagrados.

La fresneda teruel

Gracias a las investigaciones, se puede  calificar el Matarraña como la reserva sagrada de la geografía hispana.

Estas líneas ley, que parten de la colina de Santa Bárbara, ubicada en La Fresneda, se corresponden con antiguas corrientes energéticas que se desplazaban subterráneamente a través de acuíferos o bien aprovechando las grietas tectónicas que entran en fricción. Para los druidas, tales corrientes de energía no solo eran la manifestación de la vida sobre la Tierra, sino que guardaban las claves de la fertilidad.

Pero, además, creían que estas líneas cruzaban el firmamento y llegaban a la Tierra para proseguir por ocultos cauces energéticos que transmitían una condición específicamente benéfica. De este modo, establecían enclaves privilegiados, que los sacerdotes celtas señalaban en forma de menhires, dólmenes, crómlechs y otras construcciones de tradición megalítica.

Estos escenarios no tardaron en convertirse en centros ceremoniales en los que ofrecer a la madre Naturaleza, así como a las aguas que fluyen debajo del suelo, simbolizadas por Dana –deidad primigenia, otorgadora de la vida, y la serpiente cósmica–, los rituales de agradecimiento que cerraban el ciclo del “huevo cósmico”, repleto de nueva vida y energía. Con ello se establecía el orden espiritual en el mundo tangible.

maestrazgo y matarraña

En el norte de la comarca, en el municipio de Calaceite,  Se encuentra la Roca Caballera, llamada así por su vinculación con los caballeros del Temple, tal y como confirma la cruz que aparece grabada en un lado de la losa superior. Esta roca, de 7 m2 de superficie, tiene una planta en forma de hexagrama, síntesis de las fuerzas evolutivas, según la simbología hermética. Contiene información sobre el ciclo de los astros, los equinoccios, los puntos cardinales y la posición de la Luna (representada por la cruz templaria).

En nuestra página www.estecha.com apartado souvenirs podrá encontrar distintos artículos con la cruz templaria.

Cruz templaria insignia realizada con simil piedra

 Igualmente, tiene una espiral cuyo punto de partida es una cazoleta central que está excavada en la roca  en forma de útero materno, como un constante punto de partida del ciclo vital. Es uno de los más espectaculares enclaves de la cultura de los pueblos prehistóricos que vivieron en esta comarca del matarraña en las edades del Bronce y del Hierro.

Sello templario realizado por estecha con simil piedra

 La orden del Temple tuvo una gran vinculación con las comarcas turolenses del Bajo Aragón y del Matarraña, dejando en las mismas gran cantidad de rastros en iglesias y otros monumentos, tal vez el clima o la belleza del terreno fueron algunos de los factores que hicieron que esta orden religiosa se estableciera en tierras turolenses y dejara huellas.

Se cree que los templarios se establecieron  en el Reino de Aragón a partir de 1130, y recibiendo desde el principio un exquisito trato con beneficios y muchos privilegios en todas las vertientes.

Se organizó el territorio en encomiendas siendo éstas rurales, urbanas y militares. No es casualidad que la mayor concentración se diera en las provincias de Castellón, Tarragona y Teruel, y en esta última en localidades como Beceite, Valderrobres, La Fresneda, Castellote, Cuevas de Cañart, Bordón y Cantavieja.

En el  pueblo de Bordón,  se conserva una enigmática iglesia -dedicada a la Virgen de la Carrasca, una imagen negra que goza de una profunda veneración-, cuyo interior está cargado de símbolos, con el Baphomet grabado en la clave de la bóveda de la construcción octogonal, numerosas cruces patés y otros enigmas del Temple. Por otra parte, en Montalbán los templarios excavaron las entrañas de la villa, cuyas galerías subterráneas aún se conservan.

La iglesia parroquial está levantada sobre una profunda gruta de iniciación, donde se alza el altar de ceremonias junto a un nacimiento de aguas frescas y potables; y el torreón de las cuatro puertas fue también obra suya.

Articulos decorativos con motivos templarios
Villa de Castellote

La zona del Maestrazgo les sirvió para la práctica de la ciencia alquímica, en castillos como el de Culla.

Como territorio de evasión donde instalar a los numerosos colectivos Cátaros que, desde mediados del siglo XIII, bajaban en maltrechas condiciones desde su Languedoc natal, fijándose en la ciudad de Sant Mateu el principal núcleo receptor, que, al mismo tiempo, gracias a estos colectivos, se convertiría en el mayor centro productor de lana del antiguo Reino de Aragón.

También les atrajo  las aguas termales de Benasal, cuyo nacimiento fue protegido por dos torreones; uno de los cuales aún se conserva.

Debido a la importancia estratégica de este territorio, los templarios vieron la imperiosa necesidad de levantar una serie continuada de fortalezas.

 En Castellote, concretamente, así como sucedió en Miravet. Todo ello no sólo confirma el apego que los templarios tenían hacia estas fortalezas, sino también la amplitud territorial del antiguo Reino de Aragón, y la inusitada influencia que los templarios tenían dentro del mismo”.  

Las tierras del  Matarraña no pasaron desapercibidas para los Templarios, quienes pronto se enamoraron de sus encantos. En muchas de sus poblaciones encontremos algunas de sus huellas en forma de monumentos arquitectónicos y escultóricos.

En Fuentespalda se encuentra el antiguo fosar o campo santo, con numerosas cruces que evocan la estrella de doce puntas del Languedoc, evidenciando la naturaleza cátara de quienes están allí reposando.

Otro dato de la presencia de los Templarios en el Matarraña es, sin duda, la abundancia de iglesias dedicadas a alguno de los cuatro santos predilectos por los magos templarios: San Miguel Arcángel, San Juan Bautista, San Bartolomé y San Julián. Además, en la iglesia parroquial de Valderrobres se puede admirar un extraño rosetón en forma de triángulo equilátero, que es la representación del octógono, a modo del ojo de Dios padre, el gran arquitecto del Universo; o la ermita de San Bernardo de Claraval, en la villa de Torre de Arcas, en cuyo interior se aprecia el momento cumbre de la entrega por parte de este santo a los nueve caballeros originales de las reglas de la nueva Orden.

  Los Templarios fueron también buenos médicos, alquimistas, matemáticos, constructores e ingenieros. Además, recuperaron el culto a la Virgen María, instauraron el de Santa Ana – la Madre de la Madre-, potenciaron la concepción del número de oro en las construcciones sagradas, fomentaron el libre comercio, crearon la letra de cambio y protegieron a los peregrinos hacia los grandes centros de romería de la Cristiandad (Jerusalén, Roma, Santiago y Rocamadour), entre otras muchas cosas

Acerca de cristinateal

Colaboración con la empresa de Heráldica y Artesanía ESTECHA , Que se dedica a la realización de artículos decorativos y escudos heráldicos realizados con simil piedra,
Esta entrada fue publicada en Matarraña, Templarios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Templarios en el matarraña y maestrazgo

  1. Pingback: Mural de Castellote Teruel con simil piedraHeráldica y Artesaní­a ESTECHA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *